UN REGALO DE DIOS

Quisiera empezar agradeciendo a Dios, el regalo de estar viva y poder experimentar la dualidad dentro de este cuerpo humano que mi alma habita.

Me siento muy bendecida por haber conocido a Patricia Casidis, un ser humano lleno de luz, sabiduría y mucho amor.
Patricia está dedicada en cuerpo y alma a ayudar y acompañar en el proceso de poder reencontrarnos con nuestras vidas pasadas y enseñarnos a integrar la experiencia que, a cada cual, su alma elige mostrar.

Mi trabajo con ella fue muy intenso y valioso, con una sola regresión pude entender el porqué de mi rechazo continuo hacia uno de mis familiares que me acompañan en esta encarnación como Susana.
Esa emoción negativa, que actualmente me causaba un bloqueo físico y emocional provocándome una enfermedad en mis articulaciones de todo mi cuerpo, no era de esta experiencia como Susana, sino que se originó en una vida anterior que logré revivir gracias al acompañamiento de Patricia, y del permiso de mi Alma.

Es increíblemente espectacular como se vive esa conexión a otras vidas y como es el reencuentro con esos malos momentos en los que dejamos, sin querer, partes de nuestra alma.
Gracias a la guía de Patricia durante toda la sesión, conseguí recoger en esa otra vida, esos pedacitos de mi alma que ahí dejé y que me hacían no estar completa, integré y recuperé esos trocitos y también la parte de mi energía que allí había dejado estancada.
Hice consciente el aprendizaje que mi alma me mostró, y pude liberar los miedos que actualmente me frenaban, los cuales ni me dejaban ser feliz, ni me permitían sentirme sana.

Para mí una sesión fue suficiente, pero eso solo depende de lo que el alma quiera mostrar y de lo comprometidos que estemos en conseguir la sanación. Es un trabajo entre el alma y el humano que habitamos, debe haber un compromiso entre ambas partes para conectarse, fluir juntos y poder encontrar y liberar los bloqueos internos que nos enferman, nos limitan y nos alejan de nuestros seres más queridos, entre ellos, y el más importante, nosotros mismos.

Agradezco de todo corazón el trabajo profesional, espiritual y humano que ofrece Patricia para ayudarnos en nuestro reencuentro con otras vidas, reencuentros con nuestros otros “YO” que forman parte de las experiencias de nuestras almas. Cada uno de esos “YO” ayudan en nuestra evolución como Seres de Luz que somos, hijos de la Divinidad, seres llenos de amor incondicional que no siempre damos ni compartimos por no estar conectados con nuestro centro, con nuestro corazón.

Nunca pensé que fuese una experiencia tan enriquecedora y sanadora a la vez, agradezco de todo corazón el compartir de Patricia, su compromiso álmico, su sabiduría, y sobre todo, el amor con el que guía y acompaña durante todo el proceso.
Invito a todo aquel que tenga ganas de sanar, liberar, recordar, aprender, integrar, fluir… a que se de la oportunidad de conocer a Patricia, y darse el gran regalo de empezar con ella un camino sin retorno hacia la Sanación del Alma.

Desearos a todos que cumpláis con la gran misión que nos trajo a este plano y que muchas veces olvidamos –> ¡SER FELICES!